¿Cómo lograr la excelencia empresarial en compras?
13 noviembre, 2020
Mostrar todo

Empresas al por mayor

El negocio al por mayor es una labor intermedia en la sucesión de distribución de bienes. Consiste en la compra y venta de productos en grandes cantidades entre organizaciones comerciales.

Las corporaciones mayoristas son las que ejecutan esta actividad. Ejemplos de estas compañías, son las que suministran de productos a los supermercados o las que llevan los componentes electrónicos a las empresas tecnológicas. Se aparta de esta actividad cualquier venta directa a consumidores finales.

El negocio al por mayor, compone una ocupación intermedia del proceso de distribución. Estas empresas sirven de conexión entre las empresas de manufactura y los comerciantes al por menor para productos terminados, y entre fabricantes para productos intermedios. A dedicarse en la entrega de bienes, estas empresas logran reducir los costos operativos en el reparto de los productos.

En el caso opuesto, la labor dedicada a comercializar bienes con los consumidores finales es el comercio al por menor. Este tipo de comercio es la tarea final de la cadena de distribución. Así mismo, los minoristas venden bienes en pequeñas cantidades a un gran número de clientes. Como, las tiendas de ropa, la tienda de alimentos y las tiendas de venta de electrodomésticos, y artículos tecnológicos.

Tipos de empresas al por mayor

Las empresas mayoristas se catalogan en dos grandes categorías:

Comerciantes mayoristas: Estas empresas proporcionan una mayor serie de servicios a los compradores, como asistencia financiera y gestión de inventarios. Sus ingresos están determinados por la reventa de los productos.

Agentes intermediarios: Estos agentes exponen una menor cantidad de servicios, pero son expertos en los productos que utilizan y los territorios en los que operan. Sus entradas provienen de la comisión que cobran por ubicar los productos en los diferentes mercados.

Importancia del comercio al por mayor

La función del comercio al por mayor concede la especialización de empresas en materia de distribución y gestión de inventarios más productiva. Además, son especialista en el manejo de materiales de forma efectiva.

Dicha especialización hace más eficaz y efectiva la entrega de bienes de forma periódica. Uno de sus beneficios es la reducción del riesgo asociado a la acumulación y falta de inventarios a productores y minoristas. también, deja la reducción de los costos en el avance de distribución. Todo esto conduce a que el fabricante aumente las probabilidades de que sus productos sean colocados en el mercado objetivo.

Por otro lado, el gran valor es proveer financiamiento, tanto a los productores como a los minoristas, proveyendo asistencia financiera efectiva a sus socios comerciales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat